La inteligencia emocional, competencia esencial para los líderes

Partiendo de los componentes fundamentales de la empresa como los son las personas, los procesos y la estructura, identificamos que la inteligencia emocional tiene un papel fundamental sobre este triángulo, ya que, de la sincronía de estos tres aspectos, depende una organización equilibrada e integra en el desarrollo de su función y el logro de sus objetivos.

Es importante comprender que, en el mundo cambiante de hoy, los periodos de transformación son cada vez más cortos, competitivos y retadores; por esto como líderes debemos tener una habilidad para tomar decisiones de forma ágil y acertada, algo que logramos a través de esa renombrada inteligencia emocional.

Es ahí, donde la interrelación de estos tres componentes cobra especial relevancia, ya que son  personas, con cualidades, habilidades, características, fortalezas y debilidades muy propias, que, si no se saben gestionar, en lugar de promover procesos de transformación y llegar a decisiones positivas, van a tener un efecto negativo; por ejemplo,  el caso del líder que no tolera comentarios o formas de ser de sus colaboradores, y lo demuestra con una expresión no verbal que denota ese malestar y negativismo, va a dañar la relación con ellos, rompiendo alguna posibilidad de crecimiento y desarrollo; de otra parte, el líder que con una buena gestión emocional, desarrolla una buena comunicación no verbal, donde puede hablar con sinceridad, respeto y exigencia, sin generar malestar a su alrededor, al contrario generando seguridad y confianza en su equipo.

Las personas están sujetas a emociones reales; (…) se hace necesario entonces, que sean gestionadas.

Las personas están sujetas a emociones reales, sumando el hecho de la multi-generacionalidad y los cambios en la forma de relacionarnos que se viven hoy en día dentro de las organizaciones; se hace necesario entonces, que estas emociones sean gestionadas, tanto en el comportamiento como en las acciones, motivando aprendizajes conscientes e inconscientes y que definitivamente van a afectar los resultados.

Hemos identificado comportamientos y hábitos que todos debemos aplicar si queremos perfeccionar la inteligencia emocional, como lo son:

  • Manejar una comunicación empática y efectiva.
  • Disposición y ganas de aprender.
  • Pedir retroalimentación de nuestros compañeros, pues muchas veces no vemos lo que otros ven.
  • Reconocer el talento, las habilidades y los valores propios y de los demás.

En Descubre queremos ayudar a tu organización a encontrar el camino ideal…

En Descubre, creemos que hay una relación directa entre el uso intencional de los sentidos (oído, vista, olfato), el uso de elementos de juego (gamificación) y el desarrollo de dinámicas experienciales, para el desarrollo de esas habilidades, con el objetivo de impulsar la buena gestión de las emociones, de forma canalizada y con propósitos claros, y ser personas emocionalmente inteligentes, que lleven a las organizaciones a una sana interrelación de esos componentes organizacionales y llegar al cumplimiento de los objetivos, generando un impacto positivo dentro de las organizaciones.

Nuestras experiencias formativas, sacan a la luz esos comportamientos y las fomentamos de tal manera, que se fortalezca el desarrollo de las habilidades que cada persona tiene y que ha de desarrollar. Este es un proceso de transformación, que no se puede detener y no se puede delimitar en un tiempo específico, ya que cada organización es un organismo vivo, que marca su propio ritmo y su propio camino y deben ser identificados y trabajados.

En Descubre queremos ayudar a tu organización a encontrar el camino ideal para que tus colaboradores, logren gestionar sus emociones a favor del logro de sus objetivos personales y organizacionales.

¿Quisieras recibir una sesión del manejo de estrés a través del arte?

¡Haz click aquí! https://www.descubretransforma.com/contacto-descubre/

Deja un comentario