La doble cara del teletrabajo

Cierto es que el teletrabajo, venia entrando de forma muy sutil y temerosa a las empresas y solo fue hasta que ocurrió el confinamiento obligatorio, que logró irrumpir en las empresas y por ende en las casas; el teletrabajo llego para quedarse.

Son múltiples beneficios que tiene el poder lograr este modo de trabajo, pero no es menos cierto lo efectos negativos que ha tenido su implementación, especialmente en la salud mental de los colaboradores de las empresas, y claro está, para sus familias, los jefes, los dueños de empresa y todos los que están involucrado en este nuevo ritmo de trabajo.

Bien podemos resumir sus beneficios en la siguiente gráfica:

Sin embargo, hay algunos efectos negativos del teletrabajo, que bien pueden ir en contravía de los beneficios anteriormente dichos, entre la cuales podemos identificar las siguientes:

A esto podemos sumarle la incertidumbre propia del momento, las responsabilidades y el exceso de tareas que como personas pueden llegar a agotarnos, generando hábitos y rutinas perjudiciales para nuestro cuerpo y mente.

Siendo conscientes de los beneficios y efectos negativos del teletrabajo, Descubre ha desarrollado un plan para fortalecer las competencias blandas claves para asumir el reto del teletrabajo:

Al trabajar sobre estas competencias, se puede recuperar el equilibrio y todos esos beneficios para la empresa y el equipo de trabajo. Es necesario reforzar las habilidades blandas de nuestros colaboradores y esto no es un tema de grandes multinacionales, es una prioridad que nos involucra a todos, pues hoy más que nunca el ser humano es el centro, la verdadera fuerza de la organización.

A través del arte, los sentidos y el juego, creamos experiencias que llevan a sensibilizar y concientizar sobre las competencias blandas y nuestro papel en cada organización. “Trabajemos juntos y transformemos nuestra sociedad” Descubre Transforma

¿Quisieras recibir una sesión de Chef´s en Acción?

Haz click aquí! https://www.descubretransforma.com/contacto-descubre/

Silvia Cardona Sicard

Deja un comentario